¿Dónde está la primera bandera argentina?

bandera-argentina-sucreYa llega el 25 de mayo y se está anunciando la recuperación -después de 48 años- del sable corvo de San Martín. No obstante, la primera bandera de la Argentina, la que creó Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano a principios de 1812, está en un museo de Bolivia en muy mal estado y pareciera ser imposible de recuperar. Enterate por qué.

Esta desde hace varias décadas en el Museo de la Casa de la Libertad de Sucre, Bolivia, contigua a la Sala de los Guerrilleros, según el propio museo “custodiada por los restos de Doña Juana Azurduy“. Los mismos guías del museo cuentan como todos los gobiernos argentinos intentaron -sin éxito- recuperarla. Cuentan especialmente las innumerables gestiones diplomáticas del de la década de los 90. Cuentan que Bolivia nunca la va a entregar. En cambio prefieren tenerla en el museo de un pueblo de 300 mil habitantes, toda deshilachada, muy estropeada y no cerrada al vacío.

¿Por qué esta ahí? porque se encontró en terreno boliviano en 1885, en un templo rural de Titiri, en Potosí. Lugar donde se la había ocultado 700 años antes para que no cayera en manos enemigas, tras la derrotas en las batallas de Vilcapugio y Ayohuma. Aún no existía ni Argentina ni Bolivia, no habían fronteras y se peleaba por la liberación de América. Pero esa era la bandera ideada por Juan Manuel Belgrano para la Argentina. La que era blanca, celeste y blanca (aunque luego se decidiera por el diseño de los colores invertidos como la conocemos hoy día), La que Belgrano, Comandante del Ejército del Norte, hizo jurar lealtad a su ejército el 13 de febrero de 1813, a orillas del río Pasaje (Argentina).

La bandera de Belgrano nunca llegará a la Argentina porque para el Estado Plurinacional de Bolivia -como dice el mismo sitio web del museo-, es un “sagrado primer símbolo patriótico para los argentinos y bolivianos de hoy“. No obstante, es evidente que tiene mucho mas valor simbólico para nosotros. Es nuestra primera Bandera.

Por suerte recuperamos el sable de San Martín, el que en 1967 el dictador Juan Carlos Onganía lo retiró del museo donde se encontraba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *